Home Ciencia Alfred Russel Wallace

Hace 100 años murió Alfred Russel Wallace (1823-1913) científico inglés, explorador atrevido y socialista apasionado. Junto con Darwin, descubrió la Ley de la Selección Natural; definió el concepto de especie biológica, fundó la biogeografía evolutiva y fue pionero de la historia natural comparada. Lo mismo que para Darwin, para Wallace, fueron fundamentales: Principios de geología de Charles Lyell y Ensayo sobre el principio de la población de Thomas Malthus. A su nombre está asociada la línea divisoria biogeográfica que el biólogo Thomas Huxley bautizó como ‘línea de Wallace’.

Nunca aspiró a que su nombre estuviera por encima del de Darwin. En 1889 publicó su obra magna con el título de Darwinismo. En 1908 cuando se celebraron los primeros 50 años de su teoría comentó: “Yo era en aquel tiempo, como lo he sido con frecuencia desde entonces, el ‘joven impaciente’; él [Darwin], un estudioso calmo y laborioso en busca de la plena demostración de la verdad que había descubierto, un investigador al que la fama personal inmediata traía sin cuidado”.

A pesar de sus coqueteos con el espiritismo y la frenología, Wallace pensaba, correctamente, que la Selección Natural no era suficiente para explicar la evolución humana, pues creía que las fuerzas sociales jugaban un papel importante en este proceso. A esta concepción llegó tras pasar doce años de su vida entre distintas tribus indonesias, experiencia que lo hizo no racista: “Cuanto más conozco a la gente no civilizada, más estima siento por la naturaleza humana en general, y más se diluyen las diferencias esenciales entre lo que llamamos el hombre civilizado y el hombre salvaje”. Con ello afirmaba que la posibilidad de que muchos seres humanos no puedan expresar sus habilidades, depende del medio social donde viven: interpretar a Chopin, declamar a Ovidio, emular a Boticelli, escribir como García Márquez, hacer una gambeta como Messi o investigar la naturaleza del universo como Einstein, depende de las posibilidades educativas que un Estado le dé a sus habitantes.
Wallace fue un científico socialmente comprometido: “Es un crimen permitir que un niño nazca millonario y otro pobre”; criticó el hecho de que las mujeres no tuvieran derecho al voto: “las mujeres son seres humanos; por tanto, debieran poder votar como los hombres”; militante a favor de las secuoyas californianas, en peligro de extinción: “Confiemos en que se tomen pronto las medidas necesarias para preservar zonas más amplias de bosque, antes de que sea demasiado tarde”. Wallace fue mucho más que el acicate de Darwin, él mismo se describió como un científico y además como “revolucionario radical, partidario de nacionalizar la tierra, socialista, antimilitarista, etcétera”.

 Guillermo Guevara Pardo

Leave a Reply