Home ACTUALIDAD Lo de la sembradera del MinAgricultura se quedó en solo habladera

contextoganadero.com

Luego de hablar con gremios y campesinos del país, Aurelio Iragorri Valencia reiteró que su misión al frente del Ministerio de Agricultura sería la de pasar “de la habladera a la sembradera; sin embargo, la percepción en la Colombia rural es que sucedió todo lo contrario.

Es suficiente hablar con algunos productores de los millones que hay diseminados en la vasta geografía nacional, finalmente la percepción no dista mucho entre unos y otros. Pasan los días y hasta el momento la diferencia entre la gestión del actual ministro no dista mucho de la de sus antecesores.

De hecho, luce un poco más pesimista el panorama cuando escucha la percepción de que ahora todos los anuncios que se hacen desde la cartera están ligados a la promoción del plan Colombia Siembra, sin que haya variaciones sustanciales que permitan pensar en cambios estructurales que ayuden a avizorar un mejor futuro.

“Es como que todo lo enmarcan dentro de la política del plan Colombia Siembra, pero va uno a ver y al final es más de lo mismo que se ha hecho siempre. Acá en la región no hemos visto que pase nada, que nadie venga a hablarnos sobre eso, mejor dicho solo bla bla bla”, dijo Kevin Arroyo Pérez *, un pequeño agricultor ubicado en las sabanas de Cundinamarca.

Más molesto se mostró un campesino de los Llanos, que considera que la tan repetida frase del ministro Aurelio Iragorri Valencia “pasaremos de la habladera a la sembradera” terminó siendo “pura demagogia”.

En su criterio, el ministro “habla muy bonito y es muy buena gente”, pero temen en la zona que termine su gestión y el anuncio se quede como muchos otros que les han hecho en el pasado y por los cuales hoy en día no responde nadie.

“No sería la primera vez que eso nos pasa. Ya uno se va curtiendo y le va saliendo callo, solo que duele constatar el hecho de que ellos parecieran tener claras las problemáticas, arman planes para mejorar y al final del papel y de Bogotá eso no pasa”, sostuvo.

Por su parte, Amelia Castro Avellaneda * que lleva ligada al sector rural desde que tiene memoria y que admite no saber otra cosa distinta a trabajar la tierra lamentó que el campo sea “el trompo de poner” cada vez que algún político quiere congraciarse con la sociedad.

La señora considera que “no es justo que solo nos busquen cuando nos necesitan, únicamente parecemos contar en momentos de mostrar el abandono que funcionarios como Iragorri prometen acabar y en situaciones en las que todo mal será erradicado por ellos, que no pisan las regiones sino cuando hay paros, y eso”.

En el Catatumbo la frase abandono estatal ya es muletilla. Sus habitantes lamentan las condiciones en las que se encuentran y mucho más pues consideran que por las bondades de la tierra podrían ser uno de los lugares eje del desarrollo del país.

Allí se teme un ataque subversivo en cualquier momento, saben que para el Estado ellos parecen no ser parte de Colombia, con el agravante de que las condiciones para trabajar son adversas por cuenta de la apatía del resto de la sociedad.

“La sembradera de la que tanto habló el ministro fue pura carreta, al menos por acá. ¿Qué tienes que pasar o con quién toca hablar para que al campo le den el sitio que los políticos dicen que ostenta, pero que en la realidad todos saben nadie le da?”, cuestionó, más con resignación que con rabia.

El tema no es exclusivo de un solo sector, por el contrario todos los sectores caben pues con todos habló Iragorri Valencia y la premisa era la misma: “Vamos a pasar de la habladera a la sembradera”, un lema que parecía el de su cartera y que a casi 2 años de gestión perdió su credibilidad.

 

*Nombre cambiado por solicitud de las personas

Leave a Reply