Home Destacados Intelectuales que apoyan a Santos: ¿Cuándo vuelven de Siracusa?

Pedro Pablo Rojas Laiton, Licenciado en filosofía e historia, Maestro en artes plásticas, periodista cultural / rolai21@yahoo.es

Luego de una cuidadosa exégesis histórica sobre el origen del término “intelectual”, el autor invita a los intelectuales que persisten en su apoyo a Santos a “volver de Siracusa”, es decir, a recuperar la postura de conciencia crítica de la sociedad. “¿Qué van a hacer estos intelectuales que, so pretexto de acelerar el proceso de paz, apoyan a Santos y legitiman la profundización del modelo neoliberal que durante tres décadas ha sido el soporte de la opresión, la antidemocracia, la abyección proimperialista, la debacle económica y la guerra? Deslinde.

Aunque extensiva a los intelectuales que apoyan al uribismo, la pregunta que anecdóticamente relaciona el apoyo de Heidegger al gobierno de Hitler con el de Platón a la tiranía de Siracusa, va dirigida principalmente a aquellos que, arrogándose filiación de izquierda, no obstante la ostensible continuidad de las políticas antipopulares, antisoberanas y reaccionarias del reelegido presidente Santos, persisten en apoyarlo con la endeble justificación de que sin ese apoyo se hace imposible la paz.

Partiendo de repudiar el bullying que algunos de ellos practicaron recientemente, respecto de quienes optaron por el voto en blanco, morigeradas las urgencias de la contienda electoral, es necesario avanzar en el debate acerca de los asuntos importantes de la sociedad y del carácter, el camino y los métodos de las transformaciones que requiere el país, más allá de la coyuntura del proceso de paz. Un debate riguroso y una actitud que demuestren la tan socorrida y poco comprendida “responsabilidad de los intelectuales”. Es, pues, momento propicio para la opinión, rubricada con los actos, de los artistas, los filósofos, los periodistas y comunicadores, los científicos sociales y naturales y todos los trabajadores del pensamiento y la sensibilidad que utilizan su acceso al conocimiento y a la expresión artística y cultural para contribuir a la civilización y a la belleza del mundo.

Siracusa es aquí, en general, el símbolo del compromiso de un intelectual con el gobernante antipopular, y en nuestro caso concreto, el compromiso con los gobiernos que se oponen al progreso, la democracia y la soberanía de Colombia.

Hemos tomado esta denominación de la escena ocurrida en 1934, cuando el filósofo alemán Martin Heidegger retomó la enseñanza universitaria luego de su vergonzoso período como rector nazi de la Universidad de Friburgo, y su colega Wolfgang Schadewaldt, en un encuentro casual en la calle, le espetó con mordacidad: “¿De vuelta de Siracusa?”1

El origen de la referencia se encuentra en la primera mitad del siglo IV a. n. e., en razón de las tres largas visitas que hizo el filósofo Platón a la corte de los tiranos de Siracusa a petición y con colaboración de su amigo Dión, con el fin de lograr mejoras en los gobiernos, primero, de Dionisio I, el Viejo, luego, de su heredero Dionisio II, tarea que le resultó absolutamente infructuosa y que lo llevó a prisión, a ser vendido como esclavo y a poner en peligro su propia vida, por culpa de los dos tiranos. 2

Relacionando lo protagonizado por Platón con lo propio de Heidegger, y pese a la diferencia de intenciones entre el ateniense de la antigüedad y el alemán del siglo XX, “no se podría haber formulado de modo más ingenioso y acertado esta aguda observación”3. Y, relacionar lo anterior con el comportamiento de los intelectuales colombianos mencionados, guardando las debidas distancias históricas e ideológicas resulta oportuno y acertado.

Empecemos por ciertas precisiones que son indispensables para el debate sugerido: la naturaleza del intelectual como un trabajador de la cultura presente desde hace siglos en todas las sociedades, su inmersión pública en masa, desde fines del siglo XIX, en las decisiones candentes de la sociedad, y el mito alimentado en los últimos cien años, que lo concibe como parte de un sector por encima de la estructura de clases de la sociedad y, por ello, per se apolítico, neutral, crítico, desobediente, “libre” de cualquier militancia partidaria, infalible y de posturas inapelables, mito que afortunadamente es desmentido con frecuencia entre nosotros, pero que algunos han defendido varias veces en el pasado y hoy parece que se empecinaran en mantener.

Incontables los autores que han tratado la naturaleza del intelectual, tanto en su sentido amplio como restringido. Entre otros a la mano, Antonio Gramsci, Mao Tsetung, Norberto Bobbio, Jacques Le Goff y Mark Lilla, y más próximos a nuestra geografía, Jorge Gaitán Durán, Estanislao Zuleta, Gonzalo Sánchez Gómez, Armando Suescún Monroy, William Ospina, Antonio Caballero, Oscar Collazos, Piedad Bonnet, etc.

Dentro de una significación amplia del término , Gramsci4  plantea que “podría decirse que todos los hombres son intelectuales, pero que no todos tienen en la sociedad la función de intelectuales”. Y Mao, a su vez precisa: “Intelectuales son aquellos que se dedican al trabajo mental…” 5  Pero, como puede verse, para el caso que nos ocupa, el sentido del término abarca una esfera menor.

En sentido restringido, pero que es el de empleo común, el origen del término tiene una ubicación muy precisa en el tiempo y en los sucesos. Se trata del llamado Affaire Dreyfus y más específicamente de la carta al presidente de Francia que sobre el sonado caso publicó Emile Zola, deslintitulada Yo acuso, y conocida también como el Manifiesto de los intelectuales. Esto ocurre, como puede recordarse, cuando en 1894 se descubre un acto de espionaje dentro del ejército francés en favor de Alemania, y como autor, en un amañado proceso se acusa, juzga y condena a cadena perpetua por alta traición al capitán judío Alfred Dreyfus. Muy pronto, por dudas que afloran dentro del mismo servicio de contraespionaje, empieza a crecer en la opinión la sospecha de que detrás del caso hay un perverso montaje de la cúpula militar, y la familia que al comienzo era la única que creía en su inocencia, acentúa la campaña por la revisión del juicio en algunos medios políticos y de prensa, con repercusiones en las fuerzas reaccionarias, católicas y antisemitas que cierran filas alrededor de la cúpula militar tratando de tapar tamaño exabrupto. Es el momento en que el destacado novelista y columnista Emile Zola, públicamente toma partido por la inocencia de Dreyfus y exige la revisión de su juicio, en artículos de prensa y folletos, de los cuales constituye el clímax su Yo acuso, publicado en el periódico L’Aurore el 13 de enero de 1898, que recibe el apoyo inmediato de 1.482 firmas de escritores, artistas plásticos, periodistas y científicos, entre ellos Anatole France, Georges Courteline, Octave Mirbeau, Claude Monet, Charles Péguy, Lugné-Poe, Victor Bérard, Lucien Herr, Alfred Jarry, Émile Duclaux, André Gide y Marcel Proust.

El coletazo de la reacción (Barrès, Drumont, Leon Daudet, Pierre Loti…) no se hizo esperar. No solo los llamó peyorativamente “intelectuales” sino que propaló insultos y amenazas contra ellos. Zola inclusive fue acusado de difamación, multado, condenado a prisión, y temiendo por su vida tuvo que exiliarse en Inglaterra. Finalmente se abrieron paso la verdad y la justicia6.

Con esta nominación de fuego el intelectual, en la acepción restringida del término, empieza a ser identificado únicamente como el trabajador de la cultura que utiliza su conocimiento y su prestigio para terciar en favor de los débiles, de los maltratados, de las causas justas, progresistas y populares. “En torno al caso (Dreyfus), todos estos  hombres construyeron, colectivamente, una nueva posición en el espacio público: el intelectual como pleonasmo de izquierda”7.  De ahí que cuando se habla del intelectual en el siglo XX y en este tierno siglo XXI, afloran prioritariamente figuras paradigmáticas como Sartre, o Saramago, o Neruda, o Chomsky. Se soslaya que existe también el intelectual que, llegado el momento, opta por apoyar los regímenes que representan la opresión, la desigualdad y la carencia de derechos de la mayoría de los seres de una sociedad.

Al olvido de la diferencia de posición política entre los intelectuales subyace el mito ya enunciado de que ellos han roto con las diferencias y conflictos sociales, son inmunes a las “asechanzas” de las inclinaciones nacionales, sociales o políticas, y que su dominio disciplinar y su acervo cultural les permite máximos aciertos en sus juicios y decisiones. Subyace, pues, el olvido de que las determinaciones de todo ser humano obedecen, así no se tenga plena conciencia de ello, a la compleja atmósfera de las relaciones sociales en que se mueve, y que se manifiestan, según los intereses de la clase social a que se pertenezca o se asuma, en una ideología que orienta su pensamiento y sus actos. Una ideología que está presente en su labor mental y expresiva y en su actitud ante los problemas políticos de su país y del mundo, de la misma manera que ocupa el pensar y la actividad práctica, incluida la política, de un obrero, un campesino, un empresario industrial, un comerciante, etc. De donde se deduce que el mayor grado de ilustración no determina el carácter progresista o revolucionario de la ideología deslinde ninguna persona, ni mucho menos la pretendida levitación de los intelectuales por encima de la realidad social. Si faltara un ejemplo fresco sobre la inherencia de la ideología en la posición política de los intelectuales, lo tenemos en la coyuntura electoral reciente, en la que unos optaron por la línea de Zuluaga y el uribismo, otros por la de Santos, también esencialmente uriuribista, y otros más por la del voto en blanco y la oposición rotunda a los dos candidatos.

No sorprende, entonces, que proliferen en el mundo las definiciones resultantes de tal equívoco acerca de la naturaleza y funciones del intelectual. A manera de ilustración, dos pronunciamientos de autores colombianos…

El poeta y ensayista Jorge Gaitán Durán sostuvo en 1955 que lo que define al intelectual es su papel de “alertar, protestar, denunciar, en nombre de una ética razonada, cuando otras personas en otras ramas de la actividad humana, poderosas o miserables, no pueden hacerlo, dominadas con razón o sin ella por los imperativos, a veces tremendos, de la historia”8.

En igual tono el periodista y novelista Antonio Caballero, en 1991, escribió que Sócrates “es el modelo ético del intelectual, o para decirlo con un pleonasmo, intelectual crítico: el que se alza, en nombre de la verdad, contra las mentiras de la sociedad, de su patria o de su tiempo. No porque crea que su verdad es más verdadera que las otras: es simple opinión. Sino porque es opinión desinteresada, movida por el solo interés de la verdad misma”.9

Es evidente que tanto en 1991 como en 2014 Caballero no cree en el supuesto “desinterés” de sus propias opiniones ni de las de Sócrates, ya que en el mismo artículo criticó a Platón, alumno de Sócrates, por sus viajes a Siracusa, y sentenció que “es rarísimo que un intelectual profesional se resista ante la promesa del poder, o incluso ante su sombra”.

Esto porque, como lo pregonan los hechos, los intelectuales no son por naturaleza apolíticos o neutrales ni mucho menos omniscientes e infalibles, y solo algunos son críticos y desobedientes frente a los regímenes opresores… Los intelectuales son de clase, tienen ideología y algunos ejercen militancia partidaria. No es redundante lo dicho por Edward Said: “La política está en todas partes. No podemos escapar a ella refugiándonos en el reino del arte por el arte y del pensamiento puro, como tampoco en el de la objetividad desinteresada o la teoría trascendental.”10

¡Con qué malabarismo mental puede alguien pensar que un matemático, un antropólogo, un físico, un historiador, un filósofo, un académico, un periodista, un poeta, un músico, un escultor o un cineasta, concibe y profesa naturalmente, como cualquier otra persona, ideas religiosas, estéticas, morales, etc., pero está impedido física o intelectualmente para adoptar enfoques y acciones políticas!

Precisamente en razón de su nivel cultural, los intelectuales tienen la responsabilidad imperiosa de no hibernar en los laboratorios, los talleres o la academia, en la relativa comodidad de su especialidad científica, artística o comunicativa, sino de, sobre todo en los momentos cruciales, salir a campo abierto a batirse a fondo en la liza de las ideas, de las propuestas de sociedad y de mundo.

Sería deseable que todos los intelectuales optaran, y contribuyeran a garantizar los mayores aciertos, por las ideas y propuestas de sociedad y mundo más justos, de naciones y grupos humanos más libres y autodeterminados, cosa que tal vez sea posible en alta proporción en las coyunturas verdaderamente revolucionarias que pongan en acción la mayor parte de las fuerzas sociales, pero muy deficiente en momentos como el actual, desérticos, rutinarios y, no obstante los significativos avances, de cierta penuria en la organización y en la conciencia popular y nacional.

Mientras tanto, reconozcamos que coexisten y confrontan intelectuales de variadas tendencias, y que cada una obedece a una particular ideología. Al ejemplo de la confrontación dreyfusistas-antidreyfusistas, agreguemos la que se dio hace cien años entre los intelectuales alemanes que incoaron el Manifiesto de los 93, justificando la Primera Guerra Mundial, y los pronunciamientos opuestos de intelectuales de los países aliados y, lo más sobresaliente, los de intelectuales que denunciaron la guerra como imperialista y se opusieron a ella, tal el caso del Manifiesto de Zimmerwald, firmado entre otros por Vladimir Ilich Lenin 11.  Disposiciones similares de los intelectuales se han dado respecto del fascismo, la Segunda Guerra Mundial, el uso de la bomba atómica, la causa palestina, etc., etc.

Entonces, de ninguna manera nos extraña que entre los intelectuales colombianos se den diferencias y contradicciones respecto del actual gobierno. Lo de considerar es la ligereza, quisiéramos pensar fruto de la obnubilación, con la que quienes se reclaman de izquierda y se manifiestan en apoyo a Santos, dejan de lado los aspectos programáticos y tácticos de esta izquierda para acoger los de otros sectores políticos e ideológicos. En el aspecto concreto de la paz, contra toda evidencia del contexto nacional e internacional, magnifican la posición del uribismo, y adoptan la posición coincidente de los bandos en conflicto (régimen y guerrilla) de respaldar a Santos, antes que la orientación táctica de la izquierda que, con diáfana argumentación, aboga por la paz como factor clave para el avance civilizado del país, sin detrimento del cuidado y fortalecimiento de su todavía muy joven organización política y por la indispensable y digna oposición al gobierno de turno, garantizando el avance de la unidad del pueblo colombiano “alrededor de lo fundamental”, de lo cual hace parte la paz pero no como su única y preponderante reivindicación.

¿Dónde queda el espíritu crítico y desobediente, que fustiga el poder y “se alza en nombre de la verdad, contra las mentiras de la sociedad, de su patria o de su tiempo”, propiedades que no son, como queda claro, del intelectual en abstracto sino del intelectual concreto de desempeño democrático, progresista y de izquierda? ¿Qué van a hacer estos intelectuales que, so pretexto de acelerar el proceso de paz, apoyan a Santos y legitiman la profundización del modelo neoliberal que durante tres décadas ha sido el soporte de la opresión, la antidemocracia, la abyección proimperialista, la debacle económica y la guerra?

¿Cómo piensan reparar el estropicio de su extravío? Estamos pendientes de su regreso de Siracusa.

Bibliografía

BONELLI, Laurent y FAYAT, Hervé. Cambiante papel del intelectual francés. En Le Monde diplomatique/el Dipló No. 45. Bogotá, mayo de 2006.
PCABALLERO, Antonio. El intelectual y el poder. En Magazín Dominical de El Espectador No. 444 Bogotá, 7 de octubre de 1991.
GAITÁN DURÁN, Jorge. De la inteligencia. Citado por Mauricio Ramírez Gómez en El oficio del intelectual , artículo de Alma Mater de la Universidad de Antioquia. Medellín, octubre de 2013.
GRAMSCI, Antonio. La formación de los intelectuales.
JAEGER, Werner. Platón y Dionisio: la tragedia de la paideia. En Paideia: los ideales de la cultura griega . México, D. F.: Fondo de Cultura Económica, 2010.
LE GOFF, Jacques. Los intelectuales en la Edad Media. Barcelona: Editorial Gedisa, S. A., 2008.
LILLA, Mark. Pensadores temerarios. Los intelectuales en la política. Caracas: Debate, 2005.
PLATÓN. Carta VII.
RODRÍGUEZ ARAÚJO, Edilberto. Los intelectuales y el mito de Tántalo. En revista Pensamiento y acción No. 10. T unja: UPTC, 2002.
SAFRANSKI, Rüdiger. Un maestro de Alemania. Martin Heidegger y su tiempo. México, D. F.: Fábula Tusquets Editores, 2010.
SAID, Edward. Representaciones del intelectual. En L e Monde diplomatique/el Dipló No. 45 . Bogotá, mayo de 2006.
SÁNCHEZ RON, José Manuel. Ciencia, científicos y guerra en el siglo XX: algunas cuestiones ético- morales. En revista Isegoría No. 12. 1995.
TSETUNG, Mao. Obras escogidas, tomo V. Pekín: Ediciones en lenguas extranjeras, 1977.
ZOLA, Emile. Yo acuso. La verdad en marcha. eBooket. com

__________________________________________________

1. SAFRANSKI, Rüdiger. Un maestro de Alemania. Martin Heidegger y su tiempo, p. 327.

2. PLATÓN. Carta VII.

3. LILLA, Mark. Pensadores temerarios, p.166.

4. GRAMSCI, Antonio. La formación de los intelectuales.

5. TSETUNG, Mao. Obras escogidas, tomo V, p. 462.

6. ZOLA, Emile. Yo acuso. La verdad en marcha.

7. BONELLI, Laurent y FAYAT, Hervé. Cambiante papel del intelectual francés. En Le Monde diplomatique/el Dipló No, 45, P. 26.

8. ZOLA, Emile. Yo acuso. La verdad en marcha.

9. BONELLI, Laurent y FAYAT, Hervé. Cambiante papel del intelectual francés. En Le Monde diplomatique/el  Dipló No, 45, P. 26

10. SAID, Edward. Representaciones del intelectual. En Le Monde diplomatique/el Dipló No. 45, p. 27.

11. BONELLI, Laurent y FAYAT, Hervé. Cambiante papel del intelectual francés. En Le Monde diplomatique/el Dipló No, 45, P. 26.

Descargar

Leave a Reply