Home Economía El Decreto sobre Paraísos Fiscales otra ficción para cubrir las apariencias

Santos emitió el decreto que hace la lista de los paraísos fiscales para Colombia. Se listan 44 países o regiones y se excluye a 7, con los cuales se estarían negociando acuerdos de intercambio de información: Panamá, Barbados y Bermuda. Igualmente anunció una tarifa tributaria del 25% a los capitales que vengan de ellos y una retención del 33% a los dineros que se dirijan a esos paraísos.

Este decreto forma parte de los requisitos para el ingreso a la OCDE y corresponde a la respuesta colombiana por los miles de millones de dólares que se refugian en ellos y que los grandes bancos utilizan para esconder operaciones. Estos capitales no pagan impuestos en ninguna parte. Según el FMI manejan una cuarta parte del capital privado mundial. Allí se dirigen las enormes fortunas que manejan la economía mundial. Estos paraísos han crecido y se han fortalecido al amparo de la globalización que impone la libre circulación de capitales, la liberalización del comercio y la disminución de los impuestos a las grandes fortunas.

Según la ONU hay 74 paraísos fiscales en los cuales está el 25% del PIB mundial. Para Tax Justice Network hay US $ 47.000 millones de dólares de colombianos en esos paraísos, que no pagan impuestos y representan el 17% del PIB colombiano.

Según el FMI, 5 paraísos se encuentran en África, 17 en Asia, 16 en Europa, 3 en el Medio Oriente y 23 en el Hemisferio Occidental, de los cuales solamente 9 están en la lista expedida por el gobierno

Colombia no tiene convenios de cooperación fiscal sino con 7 países (México, Suiza, Chile, España, Estados Unidos y Curazao) y al tiempo que estimula la inversión extranjera, facilita la exportación de capitales colombianos al exterior. La realidad es que la exclusión de decenas de lugares del decreto gubernamental, hace que la medida sea inocua, pues una de las características de los paraísos es que los dineros pueden saltar de uno a otro sin problema, pueden cambiar de domicilio aun en la misma región.

Los recientes escándalos como los de Indupalma y desfalcos como los de Interbolsa, han puesto de relieve cómo Curazao, las Islas Cayman, Panamá o Luxemburgo, se utilizan para realizar operaciones financieras y evadir impuestos. El Estado carece de herramientas para realizar los controles respectivos y facilita estas operaciones.

Mientras se promueva la ilimitada liberalización financiera, se apueste por dar tratamiento preferencial a las inversiones extranjeras y se siga inscribiendo al país en la globalización, un decreto como este, además de acercar el país a la OCDE, solamente servirá para aparentar un control que no existe.

Enrique Daza

edazag@gmail.com

Leave a Reply