Home Destacados Reserva van der Hammen o más bosque de concreto

Compartir

Patricia Cifuentes Osorio / Cedetrabajo ambiental

Thomas van der Hammen fue un geólogo, botánico y arqueólogo holandés que estudió la región andina colombiana, especialmente la sabana de Bogotá. Fue él quien acuñó el término Estructura Ecológica Principal de la sabana, entendido como el conjunto de áreas de especial valor ecológico que requieren protección especial, en un estudio contratado por la Corporación Autónoma Regional -CAR, en los años 90. (Rodrí- guez Becerra, 2016).

El documento, mostró la necesidad de la conexión entre los bosques de pequeño tamaño, principalmente la línea entre cerros de Majuy en Cota, el río Bogotá, el bosque de Las Mercedes, el bosque de las Lechuzas, la parte noroccidental del cerro de La Conejera y los cerros orientales a la altura de Torca. Gracias a estos estudios, la CAR dio prioridad de protección de suelo, a una franja en el norte de la ciudad ubicada entre los cerros orientales y el río Bogotá.

Enrique Peñalosa, en el año 1999, intentó con el POT construir en todo el borde norte sobre la zona de protección. La propuesta le fue negada, por lo que decidió apelar ante el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible – MADS, quien constituyó un panel de expertos entre los que se encontraban arquitectos y urbanistas como Germán Samper y Rogelio Salmona; ambientalistas como el exministro Manuel Rodríguez Becerra, Tomás van der Hammen y Julio Carrizosa (Rodríguez Becerra, 2016).

El panel de expertos le dio la razón a la CAR y el Ministerio expidió una resolución constituyendo la Reserva Forestal Regional Productora del Norte de Bogotá D.C. Thomas van der Hammen. La zona, tiene 1.395 hectáreas, de las cuales 703 están destinadas para la restauración de la capa vegetal, con especies nativas para conformar nuevamente los ecosistemas perdidos; 81 para preservación; 138 para protección al paisaje y 472 para usos sostenibles. En el 2006, Peñalosa demandó la decisión ante el Consejo de Estado, demanda que fue denegada y profirió un fallo confirmatorio sobre la reserva, por ser un eje articulador de la matriz ecológica principal de la sabana, pues conecta los sistemas montañosos de la capital, con el valle aluvial del río Bogotá y sus sistemas de humedales. Acatando el fallo, la CAR a través del Acuerdo 11 de 2011, declaró la existencia de la reserva Van Den Hammen y mediante el Acuerdo 21 de 2014, se expidió su Plan de Manejo Ambiental.

Los expertos coinciden en que su restauración y conservación es fundamental para la calidad del aire, para la preservación de diversas especies y para conectar los ecosistemas. De acuerdo con el exministro de ambiente, Manuel Rodríguez Becerra, sembrar especies nativas permitiría mitigar la deforestación de la sabana de Bogotá y ayudaría a recuperar la flora y la fauna. Luis Gonzalo Andrade, miembro del equipo de científicos que soportó la declaración de la Reserva, ha afirmado, que la zona es un “respiradero” para la capital, fundamental para la conectividad de las especies de aves, mariposas, reptiles y otros animales que habitan en los ecosistemas de los cerros y del río Bogotá (Caracol Radio, 2016). Las especies endémicas de la reserva son, entre otras, aves como el chirriador, la tingua bogotana, la garza dorada, el chamicero, la tingua moteada, el cucarachero y el búho orejicorto bogotano, algunas de ellas, en peligro de extinción (Herencia Ambiental, 2016).

El recién elegido alcalde de Bogotá, busca nuevamente llenar de cemento la reserva. Con un tono irrespetuoso y despectivo, intenta pasar por encima de los conceptos de importantes naturalistas, científicos y urbanistas. Ha dicho que los terrenos de la reserva son potreros, ignorando el hecho de que la vegetación de la zona es baja; también dice, que no hay estudios que demuestren la existencia de recursos hídricos subterráneos, desconociendo los realizados por el profesor de la Universidad Nacional, Sergio Gaviria.

La propuesta de urbanizar la van der Hammen es inconstitucional. De acuerdo con el concejal Manuel Sarmiento, reducir la reserva a su mínima expresión violaría el principio de progresividad en materia ambiental, sería un retroceso frente al nivel de protección alcanzado y su urbanización reversaría la protección jurídica que existe sobre un área estraté- gica (Manuel Sarmiento, 2016).

A Peñalosa, no le sirve que ese suelo sea rural por su bajo costo, lo que impide a los dueños actuales urbanizar y hacer especulación. Según los archivos del Consejo Nacional Electoral de los 2.700 millones de pesos que recibió Enrique Peñalosa como donaciones para su campaña, más de 1.100 millones fueron entregados por constructoras (Herencia Ambiental, 2016). Es fácil inferir que los intereses del señor alcalde no son, ni mucho menos, beneficiar el interés general, sino favorecer a quienes hicieron una propuesta de urbanización en el 2009, retomando la pelea que años atrás perdió, en materia jurídica y científica y desconociendo la progresividad de derechos ambientales amparados en tratados internacionales.

 

Descargar


Compartir

Leave a Reply

Current day month ye@r *