Home Destacados Daniel Santos, el Jefe, el Inquieto Anacobero: juglar antiimperialista

Compartir

Este año se cumplió el centenario del nacimiento de Daniel Santos, tal vez el más famoso y querido cantante de música popular latinoamericano

a4Álvaro Morales Sánchez

Es posible que algunos de quienes lean estas líneas hayan dedicado a un amor “dos gardenias para ti, con ellas quiero decir te quiero…” o “…por alto está el cielo en el mundo, por hondo que sea el mar profundo, no habrá una barrera en el mundo que mi amor profundo no rompa por ti…”. Y muchos también se habrán entusiasmado con el pegajoso y rítmico “fuera yanquis go home, fuera yanquis” o comparado nostálgicamente a los campesinos boricuas con los labriegos colombianos al escuchar los versos de Rafael Hernández “pasa la mañana entera sin que nadie quiera su carga comprar”, y seguramente lo que más recordarán será la voz inigualable de Daniel Santos cantando estos temas. Con motivo de celebrarse el centenario de su nacimiento, desde comienzos de 2016 se ha vuelto a recordar al gran cantante puertorriqueño, quien fuera, en opinión de muchos analistas y estudiosos de la música popular, el cantante más famoso, reconocido y querido por amplios sectores de la sociedad en toda Latinoamérica durante el siglo XX y cuya huella se prolonga hasta hoy, casi un cuarto de siglo después de su muerte.

Bolero, guaracha, mambo, pachanga, charanga, fueron los géneros musicales que cultivó principalmente el Inquieto Anacobero, como se le bautizó en Cuba para graficar su carácter de diablillo, bohemio, irreverente, dicharachero, alegre, simpático, o El Jefe, el nombre artístico que internacionalizaron sus admiradores barranquilleros. Quienes examinen los apuntes de sus biógrafos sobre su personalidad, encontrarán muchas referencias a la forma desenfrenada en que vivió su vida bohemia; en lo atinente a su vida artística destacan sus inicios en el Trío Lírico en Nueva York y su rápido paso al famoso Cuarteto de Pedro Flores, el gran compositor boricua que jugó un importante papel en la formación musical y vocal de la naciente estrella de la música popular; un gran número de agrupaciones contaron con la voz de Daniel Santos, pero su consagración musical, la que le proporcionó la mayor fama, a la vez que catapultó a esta agrupación musical, fue su larga estadía como vocalista principal en La Sonora Matancera, con seguridad la mejor orquesta en la historia de la música popular latinoamericana.

Muchos valoran la popularidad de El Jefe por sus canciones románticas, por su entrega total en el escenario a los temas que interpretaba, por el particular timbre de voz que lo distinguía entre millares de intérpretes, que alcanzó para tender un marco de fama a varios cantantes cuyo timbre se asemejaba al del Anacobero (“Yo estoy canso de explicar a las personas que no saben catar los estilos: Charlie Figueroa, Raúl López, Pepe Merino, Daniel y yo tenemos el mismo metal de voz, pero los cinco somos diferentes. Nadie imita a nadie. Nuestros estilos son distintos. Y Daniel Santos es Daniel Santos, así salgan veinte mil tipos con el mismo metal de voz. Daniel es Daniel. “El Jefe” es “El Jefe”, aseguraba Tito Cortés a propó- sito del parecido de las voces de estos artistas).

No todos sus biógrafos destacan un aspecto que es fundamental a la hora de valorar el brillo de Daniel Santos en el firmamento cultural y artístico latinoamericano: sus ideas políticas, que lo llevaron a militar en el Partido Nacionalista de Puerto Rico, fundado por el padre de la lucha independentista, Pedro Albizu Campos. Pero su papel político no se limitó a la militancia en el PNPR; su amor por Puerto Rico, su repudio al coloniaje impuesto a la Isla por EEUU, su apoyo a la lucha por la independencia, se plasmaron en muchas de sus canciones, varias de ellas compuestas y difundidas musicalmente en asocio con Pedro Ortiz Dávila “Davilita”, otro de los populares intérpretes boricuas que en la primera mitad del siglo XX echaron raíces en Nueva York.

Fuera Yanquis, Himno y Bandera, Ojo Boricua, Los Tres Mosqueteros, Independentista, Viva mi Bandera, Hermano Boricua, Protesto, Soldados de la Patria, Mi Patria es mi Vida, Sin Bandera, La Masacre de Ponce, Patriotas, son algunos de los temas de Daniel Santos, no tan difundidos, que merecen estar en primer lugar en el catálogo de canciones antiimperialistas y patrióticas. Es indiscutible la vigencia de muchas de ellas, como ésta que publicaron Daniel Santos y Davilita en 1957: “…porque esta tierra no se regala y no se vende, ni se permuta, jamás se presta y no se da. Somos soldados de nuestra patria y de lo nuestro, quien la mancille será hombre muerto por su maldad. No somos de esos que la traicionan y hasta la venden o la regalan, o se la ofrecen o se la dan a la potencia que más le ofrece para sus bienes, porque su alma si se la compran, la venderán.” (Soldados de la Patria). En el Centenario de su nacimiento, rendimos homenaje a Daniel Santos, el Inquieto Anacobero, El Jefe, el juglar antiimperialista.

Descargar


Compartir

Leave a Reply

Current day month ye@r *